En EspaÑol
Share

Cultivo De Jardines Silvestres

Click here to read this in English

Usted puede hacer que su jardín sea más atractivo para aves, insectos y pequeños mamíferos de muy diversas maneras. Con cambios pequeños como segar con menos frecuencia puede aumentar el número de visitantes no humanos a su patio, no importa el tamaño.

Un jardín silvestre debe cubrir las necesidades de los animales como alimento, refugio y agua. La diversidad es la clave para crear un hábitat óptimo. Un hábitat diverso atrae una variedad más amplia de especies, ofrece más opciones para forraje y refugio y asegura un suministro constante de alimento. Idealmente, un jardín debe ofrecer una mezcla de prados, bosques y áreas húmedas, pero puede crear sitios para ocultarse y áreas de alimentación sin cambiar drásticamente el carácter de su jardín.

FUENTES DE ALIMENTO

Su jardín atraerá diferentes tipos de animales conforme cambien las estaciones. Las especies migratorias tienen diferentes necesidades de forraje que las especies residenciales, no migratorias. Los insectos en estado larvario (como las orugas) generalmente se alimentan de plantas, o partes de plantas, completamente diferentes de las que prefieren los adultos.

Observe las aves y las mariposas en las tierras silvestres o sin atención para descubrir sus preferencias de alimento. Seleccione plantas que maximicen la floración y den más fruto. Las flores silvestres ricas en néctares son más nutritivas para la vida silvestre que los cultivos vistosos que en ocasiones son estériles. El color atrae a los colibrís y a las mariposas. Los colibrís prefieren las flores brillantes rojas y anaranjadas, en tanto que las mariposas parecen preferir las flores amarillas, violeta, azules, rosas y ocasionalmente rojas. Los miembros de la familia de compuestos, como vara de San José, girasoles y cardos son buenas fuentes de néctar para las mariposas y después forman brotes de semillas que atraen a los jilgueros y otras aves cantoras.

Asegúrese de incluir árboles y arbustos con moras para proporcionar refugio en el invierno para las aves y los pequeños mamíferos. Las plantas trepadoras y los pastos proporcionan alimento y materiales para nidos. Otras provisiones que puede usted ofrecer a la vida silvestre residencial o transitoria incluyen polen, hongos y savia de plantas nativas o composta.

FUENTES DE REFUGIO

Trate de crear un efecto en capas cuando planee refugios para la vida silvestre. Las áreas boscosas deberán incluir copas de árboles, arbustos y hierbas. Las orillas de los bosques generalmente son ricas en vida silvestre porque la cubierta los protege de los depredadores y de los elementos.

Cuando diseñe áreas de refugio, los arbustos pueden ser más importantes que los árboles porque crecen más rápido y proporcionan sitios para anidar para muchas especies diferentes. Para brindar cubierta máxima, ¡reprima sus impulsos de podar! Aun cuando los matorrales tupidos, las plantas trepadoras enredadas y los árboles verticales muertos puedan contradecir su imagen de un jardín ordenado, estos pueden crear anidación ideal y sitios de forraje.

Aun en un jardín pequeño, un solo árbol o algunas pocas plantas trepadoras pueden proporcionar refugio para chochines o mirlos en nido, así como cubierta para caracoles y mariposas. No pase por alto lo que está al ras del piso: las pilas de maleza, los leños huecos y las pilas de composta ofrecen una multitud de micro habitantes para muchos organismos.

FUENTES DE AGUA

Una parte importante de la actividad de la vida silvestre se centra alrededor del agua. Una fuente de agua como un estanque pequeño proporciona un hogar para anfibios e insectos acuáticos, una bañera para las aves y agua para beber para todo tipo de creaturas. Muchos insectos tienen estados larvarios acuáticos, por lo que necesitan estar cerca del agua. La vida silvestre migratoria necesita fuentes de agua convenientes a lo largo de sus rutas estacionarias. En menor escala, aun una bañera de aves es una adición valiosa para su jardín o patio.

Una vez que permita vida silvestre en su jardín, deberá otorgar a la naturaleza un poco de libertad para que lo dominen. Como indica Chris Baines, un paisajista británico innovador, el secreto de un jardín silvestre con éxito depende de comprender la forma en que sus diferentes actividades de jardinería distorsionarían el equilibrio. Trate de evitar al máximo las alteraciones. Absténgase de usar herbicidas, pesticidas o fungicidas, que afectarán adversamente las interacciones de equilibrio delicadas entre los organismos y su ambiente. Brindar más autonomía a su jardín le dejará suficiente tiempo para observar, disfrutar y aprender de su creación.

E-NEWSLETTER | BECOME A MEMBER | DONATE NOW | MEDIA | SITEMAP
© 2014 Lady Bird Johnson Wildflower Center