En EspaÑol
Share

Cultivo De Jardines En Recipientes Con Plantas Nativas

Click here to read this in English

Los residentes de apartamentos y aquellos a quienes les rechinan los dientes mientras tratan de hundir una pala unos cuantos milímetros en lo que llaman tierra pueden encontrar que las plantas en maceta son su única opción si quieren tener un jardín. Los jardines en macetas agrupadas o como ejemplares individuales pueden vestir los balcones y son un acento agradable en los jardines existentes. También son móviles: usted puede cambiar de idea sobre la colocación de una planta tantas veces como lo desee sin alterar su delicado sistema de raíces y cuando los arreglos pasen a su temporada baja, se pueden reemplazar con material fresco. La transportación permite a los jardineros proteger las plantas de climas extremosos incluyendo el sol y las temperaturas de congelación.

Para un grupo dado de plantas, las macetas también ayudan a mantener los requisitos específicos de crecimiento como tipo de suelo, pH y niveles de humedad. Le agradaría experimentar con plantas de agua y una maceta sellada. Tal vez su paisaje esté diseñado para crecer sin agua adicional pero usted desea mimar algunas macetas de helechos, cola de caballo o aguileña. Su región puede tener tierras únicas que ofrezcan algunas especies únicas para facilitar su cultivo en un recipiente con estos tipos de tierra. Esto le brinda oportunidades para cultivar plantas que pueden ser nativas para su área y clima general, pero que pueden preferir diferentes tipos de tierra de lo que tendría en su jardín.

En jardines con vegetación frondosa, ondulante, las plantas pequeñas y delicadas como judía escarlata, cactos peyote o pitaya, lirio holandés y lirio azul pueden quedar cubiertas. Un jardín en plato (maceta poco profunda) es en ocasiones la mejor solución. Estos mismos jardines miniatura también se pueden ver mejor en recipientes colocados a la altura de la vista.

SELECCIÓN DE RECIPIENTE Y DE PLANTAS

Para poder desarrollar una lista de plantas potenciales para su jardín en recipiente, debe considerar algunos puntos:

  • ¿Dónde va a colocar la maceta? ¿En ese sitio hay condiciones predominantes?
  • ¿Qué grupos de plantas, o comunidades de plantas, son más adecuados para dichas áreas?
  • ¿Hay sombra una parte del día o todo el día? ¿La sombra es profunda o brillante con pintas?
  • ¿El recipiente estará sujeto a vientos secos?
  • ¿Se va a quedar en el mismo lugar todo el año? De ser así, ¿cómo le afectarán las estaciones?
  • ¿Va a tener más sol o menos sol en el invierno que en el verano?
  • ¿Está expuesto o está protegido de congelarse?
  • ¿Las personas que pasen por ahí dañarán los troncos quebradizos o les podrán lastimar las espinas con filo?
  • ¿Qué tanta tierra habrá (por ejemplo, qué tan grande es la maceta)?
  • Siendo realista, ¿con qué frecuencia regará las plantas?

Tome en consideración que los recipientes fabricados de barro o de otros materiales porosos se secarán más rápidamente que los de plástico o los herméticos. El tamaño de un recipiente y el grado de aglutinamiento de la raíz también afectará qué tan rápido se seque la planta. La mayor parte de las plantas se pudrirán sin un buen drenaje. A menos que esté creando un jardín acuático o pantanoso, le convendrá una maceta con agujeros para drenaje en la parte inferior.

Otro punto a considerar sería su tamaño. Seleccione un recipiente en donde quepan las plantas cuando ya se hayan desarrollado. Debe tener suficiente espacio para la raíz y una base sustancial para compensar la densidad superior (tanto visualmente como en términos de estabilidad).

El estilo sin duda influirá en su selección de maceta. Una maceta elegante podrá complementar con gusto una especie de planta pero demasiados detalles pueden distraer un arreglo complejo. Algo simple dirigirá la atención hacia las plantas.

Es importante seleccionar plantas que sean compatibles entre sí para un jardín en maceta en particular. Puede incursionar en áreas que tengan hábitats similares y observar cuáles plantas están creciendo juntas en el campo. De esta lista, seleccione algunas que formen un arreglo estético.

Si va a dejar en un solo lugar la maceta, un grupo de plantas se ve mejor cuando se selecciona una variedad de periodos de floración, texturas y formas. Si su lista no incluye muchas flores coloridas, puede quedar muy bien con plantas de follajes bien escogidos. Una combinación de figuras rastreadoras, redondas, en forma de "fuente" o "florero" en ocasiones forman los grupos más interesantes. Las plantas con texturas de follaje similar pueden muchas veces, no siempre, terminar por verse desordenadas. Para evitar esto, confíe en su juicio estético. Tome en consideración su necesidad de follaje de hojas perennes y explore las posibilidades de permitir que permanezcan plantas cafés, inactivas como pastos o brotes de semillas.

MEZCLAS DE SUELOS

Cuando trabaje con plantas nativas de Texas, se complica encontrar tierra apropiada para macetas. Aunque muchas de nuestras especies solo requieren "tierra para jardín" estándar, Texas tiene una variedad de tierras que ha dado origen a nuevos tipos más exigentes. Sin embargo, solo usar tierra nativa al hábitat original de la planta no siempre da buenos resultados para los jardines en maceta. El suelo arcilloso se encoge en las orillas de las macetas, y concentra el agua sobre la orilla de la bola de la raíz dura y seca más que saturarla. Para ayudar a suavizar la arcilla se puede agregar un poco de composta o de hojuelas de cedro. Las tierras arenosas en las macetas pueden no retener la suficiente humedad y las plantas se beneficiarían agregándoles arcilla y composta. Un poco de composta también les brindará nutrientes para mejorar la salud de la planta.

Piense sobre el lugar donde una planta dada crece de manera natural. La mayor parte de las plantas que requieren sombra crecen bajo los árboles. Los árboles tiran hojas y esto hace más rica la tierra. Las plantas que crecen bajo sus copas, como lobelia escarlata y aguileña, requieren tierras ricas. Puede encontrar plantas establecidas naturalmente en tierras secas, rocosas, pobres (con poca materia orgánica), como liatris o margaritones, que sufran en jardines con buena composta, agua abundante o mucho abono orgánico. Si no tiene acceso a tierra nativa, trate de hacer réplica de ella. Para la vegetación de piedras calizas, empiece con piedra caliza triturada o piedra de caminos. A las plantas de regiones con granito les sentará bien una mezcla de tierra basada en arena de granito.

ARREGLO

Arreglar un jardín en maceta es un procedimiento sencillo. A muchos jardineros les gusta empezar con una capa de lajas de cerámica o de grava para reducir la cantidad de tierra que se deslava cuando se riega.

Una capa suelta de fragmentos de cerámica puede impedir que el agujero se tape con tierra. Después, agregue la mezcla de sustrato, presionando la tierra para eliminar las bolsas de aire. Acomode las plantas cuando se acerque a la superficie, asegurándose de dejar espacio suficiente para su crecimiento. Las plantas apretadas se pueden ver voluptuosas en el corto plazo pero eventualmente una planta "intimidatoria" sobrepasará a las demás o la competencia por el espacio para las raíces debilitará a todas. Las plantas anuales pueden ser útiles para llenar temporalmente el espacio en lo que espera para que las perennes crezcan lentamente y lo ocupen.

Todas las plantas deben terminar con su base (donde las raíces se encuentran con el tallo) aproximadamente a una pulgada del plano del borde del contenedor. Esto crea un depósito a la hora de regar para permitir que el agua empape la tierra y no se desborde por la orilla. Asegúrese que las bases de las plantas nunca queden enterradas o con las raíces expuestas.

Agregar abono orgánico es opcional pero también beneficia a los jardines en maceta. El abono orgánico puede conservar el suelo, reducir las fluctuaciones de temperatura de la tierra, limitar la maleza, ayudar a retener la humedad y proporcionar una vista más acabada. La grava o la arena gruesa así como el abono orgánico pueden permitir un drenaje más rápido en la superficie de la tierra y reducir el crecimiento de hongos en la base de algunas nativas sensibles a la humedad. Ciertos abonos, como hojas de pino, piedra caliza molida o lajas de vidrio pueden mejorar la vista de su recipiente.

Se pueden usar platos pequeños si el agua que se drena de la maceta es un problema. Los platos de barro pueden enmohecerse, trasminar minerales disueltos o manchar los pisos. Un plato de plástico es una buena alternativa. Los contenedores pesados que descansan directamente sobre el piso sin platos están susceptibles a que se tapen con la tierra que se mete por los agujeros del drenaje. Las rocas planas o las "bases para maceta" que normalmente son trozos de barro que levantan una maceta del piso, sirven algunas de las funciones de los platos. Los platos llenos con agua ayudarán a mantener la humedad de las plantas durante periodos más prolongados.

Considere personalizar su creación con madera, rocas y recuerdos decorativos o juguetes como lagartijas de plástico, pedazos de cerámica, espejos, canicas y cepillos de diente.

MANTENIMIENTO

Una de las tareas más mundanas para mantener su contenedor será regarlo. La frecuencia dependerá de su selección de plantas y su condición. Palpar la tierra y verificar el aspecto de sus plantas es la mejor forma de determinar un programa de riego. Remoje bien las plantas dejando que la primera dosis de agua se filtre y después riegue nuevamente. Aquí se requiere una nota de precaución: en la crudeza de un día de verano, las plantas se pueden marchitar por el calor más que por la falta de agua. Tenga cuidado de no regarlas en exceso.

Las plantas nativas necesitarán poco o ningún fertilizante. De hecho, a algunas especies, como lupinos subcarnosos o altramuz, les puede afectar negativamente recibir nutrientes extra, y producen plantas flojas con mucho follaje pero no tantas flores. Las plantas que crecieron en tierras más ricas, nativas, pueden responder bien a algunos nutrientes extra de tiempo en tiempo. Si lo considera necesario, trate algo moderado como algas marinas, emulsión de pescado u otros tónicos orgánicos. Recuerde los ambientes que las produjo.

Pode las plantas que crecen más rápido para que no se vuelvan de lento crecimiento. Podar las plantas para separarlas ayuda a mantener su definición. Las plantas entramadas se pueden ver como desordenadas; sin embargo, en ocasiones puede resultar en una composición con gusto. Si se recortan ocasionalmente, algunas plantas permanecerán más compactas y llenas.

En climas helados, las plantas en contenedores son más vulnerables que las plantas en el piso. Se les puede proteger en el lado sur de una pared con hojas, cobijas o se les puede brindar calor extra con hilos de luces festivas. Particularmente las plantas más tiernas se deben meter al interior. Recuerde descubrir sus plantas después de algunos días cuando caliente el clima y evite regar en exceso a las plantas latentes para prevenir que se pudran.

Aun en invierno hay plantas que pueden brindar color y textura. Conocer las sutilezas de cultivar estos miembros remarcables y diversos de su flora local es tanto un reto como una delicia.

E-NEWSLETTER | BECOME A MEMBER | DONATE NOW | MEDIA | SITEMAP
© 2013 Lady Bird Johnson Wildflower Center